EL GOBIERNO NO PUEDE SEGUIR JUGANDO CON EL FUTURO DE LA CCSS

Dpto. de Prensa / prensa@siprocimeca.com
23/07/19

 

EL GOBIERNO NO PUEDE SEGUIR JUGANDO CON EL FUTURO DE LA CCSS

 

El Gobierno, los partidos políticos y los diputados vienen impulsando por intereses empresariales, antipopulares, la destrucción y la privatización de la institución más importante de nuestro país: De la Caja Costarricense de Seguro Social.

Los partidos políticos aprobaron la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas y la Regla Fiscal, que pretende implementarse en la Caja, violentando la autonomía constitucional, y dejando en manos de la Ministra de Hacienda la decisión de definir arbitrariamente, cuánto se debe invertir en la prestación de los servicios de salud, en la calidad y cantidad de medicamentos, en la construcción de nuevos centros de atención, compra de equipos médicos y tecnología, recurso humano, etc.

Asimismo, aprobaron una reforma a la Ley General de Concesiones (N°7762) que permite la privatización en la administración de centros de salud en la Caja; aunque ya estén construidos. Coinciden dichas acciones con las intenciones de la clase política y de altos jerarcas de la institución, que proponen modificar la política y el reglamento de contratación de servicios a terceros.

Es totalmente evidente el objetivo de deteriorar los servicios de salud pública a la población y hacer avanzar la privatización, propósito que impulsó Rodolfo Piza, hoy Ministro de la Presidencia y expresidente ejecutivo de la Caja.

Denunciamos que todos los gobiernos le han adeudado miles de millones a la Institución y el gobierno actual no es la excepción, pues cuenta con una morosidad de más de un billón cuatrocientos mil millones de colones, que no paga de conformidad con la ley, no asume el pago que le corresponde por vacunas, ni los servicios a indigentes no asegurados, los privados de libertad, ni el costo asumido por el traslado del personal del Ministerio de Salud.

Los trabajadores de la Caja y sus organizaciones hemos defendido y lo haremos con fuerza: que los servicios de salud sean públicos, universales y solidarios con la población.

Hoy el gobierno y los jerarcas de la Caja pretenden desconocer acuerdos legítimos pactados con las más altas autoridades institucionales, con el ánimo explícito de deteriorar el clima laboral de la CCSS.

Por eso, el Frente Sindical para la defensa de la CCSS, con gran responsabilidad, en aras de la paz laboral, da un plazo hasta el día 4 de agosto, para que las autoridades de la Caja y el Gobierno convoquen a un diálogo y negociación. De no llegar a un acuerdo a favor de la clase trabajadora, el 5 de agosto iniciaremos una huelga nacional.

Hacemos un llamado a todo el pueblo, a la Iglesia, a las municipalidades, a los estudiantes, a las Juntas de Salud, para que juntos y a una sola voz defendamos a más preciada institución de nuestro país, la Caja.